+decoración

Otros

Lo nuevo: Sabor a vino

House Casa del Vino, en pleno valle de Casablanca, invita a una aventura de enoturismo. Una tienda, un restaurante, las bodegas y salas de cata, sumados al paisaje insuperable de los viñedos, hacen de su estadía un panorama imperdible. Ideal para esta época.

Por la ruta 68, en el kilómetro 61, doblando a la derecha, al pasar el segundo peaje. Ahí está House Casa del Vino, del Grupo Belén (Morandé, Vistamar, Mancura, Zorzal y aceite de oliva Ízaro); no es un restaurante ni una tienda de vinos, es todo eso y más, es un centro de enoturismo y una experiencia que comienza al atravesar el umbral de la puerta en donde se respira un profundo olor a madera. Una completa remodelación a cargo de los arquitectos Jorge Swinburn y Javier Vergara y que trabajaron en conjunto con los interioristas Hugo Grisanti y Kana Kussen dio como resultado este espacio que le cambió para siempre la cara a este lugar. Hoy mira a los viñedos y su estética rescata las tradiciones locales con una sofisticada vanguardia. “Lo primero que hicimos fue preguntarnos  cómo iba a ser la experiencia que queríamos lograr, y ahí comenzamos a levantar ideas. Siempre está ese imaginario del ‘Napa Valley’ con sus viñedos, y nos planteamos cómo sería alcanzar la experiencia que ellos logran, pero con la estética chilena, y creamos una propuesta en donde la identidad y lo local es lo que  manda”, explica el arquitecto Hugo Grisanti, quien trabajó  en este proyecto junto a su socia Kana Kussen. La remodelación contempló la sala de catas, bodega, tienda y restaurante, este último recién inaugurado y con una gran vista a los viñedos,  donde es posible hacer un picnic. “Las materialidades que usamos tienen que ver con la madera, que siempre está relacionada al vino porque se guarda en barricas; el cielo es de corcho, también por un tema acústico, pero siempre las soluciones que tratamos de dar fueron en base al vino. Además, la modalidad de compra de la tienda es como la de los mercados, en donde todo está a la mano, todo amigable, cercano y el concepto de la casa del vino se ve reflejado en cada rincón”, agrega  Kana Kussen.

La paleta de colores salió de las tonalidades que entrega el mundo del vino; la madera y el burdeos dieron forma a los espacios y detalles que aquí se concibieron, como, por ejemplo, las lámparas de mimbre encargadas a The Andes House, con diseño especial, en donde las hicieron tejer con mimbre, pero arriba incorporaron otra fibra en tonos burdeos. Los mesones donde se muestran los productos de la tienda son viejas mesas de campo, o los dos lounge muy cómodos.  “Dentro del espacio era fundamental que hubiera una zona de espera que también fuera muy living de casa, optamos por un look un poco más retro, pero sofisticado, donde los muebles son de muy buenas maderas, donde se puede conversar y degustar vinos. En la sala de catas, en cambio, el encargo era más específico, había que cumplir con roles mucho más establecidos. “Tenía que haber una mesa de ciertas dimensiones y tipo de  iluminación”, comenta Hugo, agregando que ahí además diseñaron un mueble que sirviera de contenedor para los elementos de las catas con el lavamanos, pero siguiendo siempre la estética del lugar.

Gracias por leer este artículo. Si quieres, puedes dejar un comentario; éstos son siempre leídos y bien apreciados.
También puedes compartir esta información utilizando los siguientes servicios:

#{message}

gravatar

por: #{author}

#{date}

Consorcio Periodístico de Chile S.A. Derechos Reservados Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de Consorcio Periodístico de Chile S.A.