+decoración

Otros

Exposición: Vía PanAm

Es el nombre de esta muestra multimedial que acaba de inaugurarse en el Museo Nacional de Bellas Artes. 80 imágenes y cinco pantallas conducen a las tierras que el fotógrafo Kadir van Lohuizen conoció en su viaje de 28 mil km recorriendo América de punta a cabo. Para entender el porqué de la migración en nuestro continente, exploró desde las profundidades de las minas a la intimidad de las viviendas.

El  agudo ojo del fotógrafo holandés Kadir van Lohuizen tiene más de 25 años de experiencia y ha estado presente en conflictos sociales en África, desastres naturales como el huracán Katrina y el terremoto de Haití. Y hoy, en la muestra Vía PanAm, la Búsqueda de la Felicidad, se detuvo en la migración en Latinoamérica, temática que hace años Kadir quería abordar.

Finalmente, y luego de un viaje de casi un año desde la isla Navarino en Tierra del Fuego, hasta Deadhorse, en Alaska, utilizando mayoritariamente la Carretera Panamericana, este estudio visual relata a través de fotografías, videos y audio la  migración contemporánea.

“Este proyecto finalmente busca crear un mejor entendimiento sobre cómo la gente piensa, cómo se traslada y por qué la gente decide trasladarse. Es curioso y la vez triste, por ejemplo, el caso de las nanas peruanas en Chile. Cuando has sido inmigrante por tres generaciones, surge la pregunta ¿cuándo es que realmente te trasformas en nacional de un país, y ya no eres más peruano y eres chileno?  Es difícil, porque no se trata solo de tener un pasaporte, sino que también sobre cómo la sociedad te acepta”, explica Kadir, ganador de varios premios y autor de cuatro libros como “Civil War in Mozambique” (1992); “Rivers”, (2003) y “Diamond matters” (2005), entre otros. Además el año 2009 fue designado miembro del Consejo de Vigilancia de World Press Photo.

¿Por  qué te interesó abordar esta temática?
Por dos razones. La primera es que hace tiempo quería hacer un gran proyecto en Latinoamérica, porque en Europa y en Estados Unidos prácticamente no se sabe de Latinoamérica y lo que se habla algunas veces es, por ejemplo, sobre Hugo Chávez, la violencia de las FARC en Colombia y los JJ.OO. de Río de Janeiro. Por eso mi intención era contar distintas historias sobre Latinoamérica. Además en Estados Unidos y Europa la percepción que se tiene sobre migración es muy negativa, porque la gente piensa que los inmigrantes les van a quitar el trabajo, etcétera, y no se dan cuenta de que finalmente la migración es parte de la raza humana, ha existido siempre, y además este continente está hecho a base de inmigrantes.

¿Qué descubriste en este largo viaje? Que las cosas están cambiando muy rápido en Sudamérica, la economía está creciendo y también ha cambiado el valor de la identidad. Bolivia es un buen ejemplo; Evo Morales es el primer Presidente indígena por siglos en este continente y creo que, independiente de estar de acuerdo con él o no, generó un cambio sobre la percepción que se tiene sobre los indígenas, y eso ha hecho que la gente se reencuentre con su identidad y que estén orgullosos de ser indígenas.

¿Cuáles son las principales motivaciones para emigrar en Latinoamérica? La gente de Centroamérica, como Honduras, Guatemala y El Salvador, trata de migrar a Estados Unidos para estar a salvo, por seguridad, y también hay quienes se mueven en búsqueda de nuevas oportunidades. Conocí un gran grupo de peruanos que vienen a Chile a trabajar, se quedan por algunos años, mandan el dinero para sus familias para que sus hijos puedan estudiar y luego vuelven a Perú. Pero también hay un número mucho más grande de peruanos que se traen a la familia y probablemente no vuelven más, y eso es una decisión muy difícil. De todas formas las motivaciones van cambiado; si hubiese hecho este viaje hace 20 años, todo habría sido distinto y las imágenes serían diferentes. Desde mi perspectiva de artista creo que este continente estuvo detenido por mucho tiempo, políticamente siempre fue muy difícil y la economía tampoco ha sido muy buena. Pero ahora eso está mutando y en los últimos 10 años ha cambiado tan drásticamente que la gente no ha alcanzado a darse cuenta, porque las personas se adaptan muy rápido a las situaciones y creen que es normal.

Durante la década de los 60 y 70 hubo una gran migración de chilenos, pero ¿qué está pasando ahora? Cuando hice este viaje conocí a muy pocos chilenos que se estuvieran moviendo, los  que se trasladan van a Europa o a Estados Unidos, porque para los chilenos es más fácil hacerlo. Creo que cuando ellos salen hacia afuera, van por la experiencia, pero siempre vuelven.

D: MNBA,  sala Matta. Hasta el 3 de mazo.

Gracias por leer este artículo. Si quieres, puedes dejar un comentario; éstos son siempre leídos y bien apreciados.
También puedes compartir esta información utilizando los siguientes servicios:

#{message}

gravatar

por: #{author}

#{date}

Consorcio Periodístico de Chile S.A. Derechos Reservados Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de Consorcio Periodístico de Chile S.A.